Aprovecha no te quedes sin sexo

imgdestacada
Aumenta tu activo sexual
October 7, 2016
imgdestacada
3 posiciones sexuales favoritas de las mujeres
October 14, 2016
imgdestacada

Cuando una mujer se excita de verdad, no tiene límite, es capaz de cualquier cosa. Sin embargo, llegar a ese punto en el que dirá “sí” a todo y te propondrá cosas que no has visto ni en una peli porno húngara, no es tarea fácil. En general, hay un puñado de razones que hacen que una chica no se atreva a soltarse la melena. Si atajas esos problemillas, ella se sentirá libre de vivir el sexo más salvaje que puedas imaginar. ¿Estás preparado?

Problema 1
No le gusta su cuerpo
La barriga, las piernas, el trasero. Estas tres palabras suelen desencadenar la crisis de los complejos femeninos. Los hombres adoran las curvas, pero ellas se fustigan convencidas de que su circuito tiene demasiadas chicanes.

El problema básico es que las zonas conflictivas se encuentran muy cerca de las zonas erógenas. Y lo que esto implica durante el acto sexual es que incluso una belleza perfectamente esculpida se pone tensa como una tabla cuando recorres placenteramente su cuerpo con las manos. Tu amada seguramente susurrará: “No consigo relajarme”, pero detrás de esta excusa se agazapa la obsesión por la belleza y la delgadez.

Solución

Si tu compañera de juegos no tiene complejos, eres un hombre afortunado. Para todos los demás, la primera medida a tomar es la siguiente: “lo mejor, en estos casos es que el hombre le diga lo bella que la encuentra y que piropee sus cualidades tanto físicas como psíquicas. Así la ayudarás a potenciar lo que más te gusta“, asegura la sexóloga asturiana Ana Fernández. Esta especialista también aconseja que emplees luces tenues o velas durante un tiempo para que ella vaya cogiendo seguridad en sí misma.

La medida número dos va más allá: acaricia a la mujer insegura primero con las palabras y después con las manos. Susúrrale a la oreja lo que más admiras de su cuerpo: “Esto me encanta… tu barriga es tan sensual… qué bonita desde este punto de vista.” Esto la ayudará a relajarse. Si ella reacciona tímidamente a tus alabanzas sobre sus pechos generosos o su trasero, es que has tocado un tema delicado. ¡Bien hecho! En pocos minutos tu pareja hará caso de tus halagos y te entregará esas partes para que juegues con ellas.